OCTAVIANO NAVARRO (1826 – 1884)

OCTAVIANO NAVARRO (1826 – 1884)

Octaviano Antonio José Navarro nació en Catamarca en 1826. Fue militar, político y gobernador federal de la provincia de Catamarca. Era hijo de Manuel Navarro (un federal moderado que gobernó su provincia entre 1834 y 1835, y nuevamente después de 1846) y de Javiera Herrera Gómez. Fue bautizado en la iglesia matriz de Catamarca el 5 de mayo de 1826.

Se enroló en el ejército provincial, en el que ascendió rápidamente por sus influencias políticas; fue también diputado provincial. En 1850 ya figuraba formando parte de un consejo de guerra constituido para juzgar a los participantes de una conspiración contra el gobierno de Catamarca.

En 1852, su padre delegó en su hijo el gobierno provincial, poco antes de su fallecimiento. Navarro integró la comisión ad-hoc para reformar la Constitución de 1853 que inició sus sesiones el 14 de septiembre del mismo año. El 4 de diciembre de 1854, el gobierno de la Confederación le otorgó despachos de Teniente Coronel con jerarquía en el Ejército Nacional. Navarro comandaba en su provincia el Batallón Cívico.

El 25 de mayo de 1856 fue electo gobernador de su provincia y el 26 de septiembre del mismo año fue ascendido a Coronel de Infantería revistiendo en el Estado Mayor de la Plaza, sección Catamarca. En su primer gobierno, se dedicó a organizar las pobres finanzas de la provincia y a organizar la justicia sancionando la Legislatura, por iniciativa del gobernador Navarro y bajo el nombre de Reglamento de Justicia, el primer código procesal de Catamarca.

Organizó la hacienda pública auspiciando la sanción de leyes de impuesto, patentes y de sellos que no existían. El 7 de diciembre de 1856 decretó la primera nomenclatura de las calles de la Ciudad de Catamarca. Estableció el primer alumbrado público en la ciudad y favoreció el transporte hacia las demás provincias, construyendo caminos y fundando la primera empresa de mensajerías entre Catamarca y Córdoba. Obtuvo que la empresa de Timoteo Gordillo hiciera correr cada quince días una galera, partiendo el primer coche de Catamarca el 8 de agosto de 1858.

Embelleció la ciudad de Catamarca diseñando el paseo de “La Alameda” que hoy lleva su nombre. Creó la primera banda de música que daba series de conciertos a beneficio de obras piadosas. Creó un cuerpo de serenos para la vigilancia nocturna de la ciudad. Contrató la inmigración de estudiantes extranjeros idóneos en agricultura, arte e industrias.

Fomentó la minería, creó la sociedad de beneficencia, y en su época se editó el primer diario, El Ambato, cuyo principal redactor fue Fray Mamerto Esquiú. El financiamiento de este primer diario (con la introducción de la imprenta en Catamarca por obra de Octaviano Navarro) lo realizaron los empresarios Mardoqueo y Samuel Molina.

Hizo construir el Hospital de la Concepción en el lugar donde por largos años funcionó luego el Hospital San Juan Bautista. Creó la plaza de agrimensor público y se sacaron de la ciudad los tres cementerios que existían.

Desde que ocupó el mando, Navarro se dedicó a reunir los fondos necesarios para la construcción de una casa de gobierno, que reemplazara al vetusto edificio colonial del Cabildo. Gracias a la actividad que desplegó, el 25 de mayo de 1859, día en que entregó el mando a su sucesor Samuel Molina, inauguró la actual sede del mando en Catamarca.

Dejó el cargo en mayo de 1859, siendo nombrado comandante de armas de la provincia. El presidente Santiago Derqui lo ascendió a general. Dos días antes de terminar su mandato, el entonces Coronel Navarro escrituró el contrato para la construcción de la actual Catedral Basílica de Catamarca.

Regresó a Catamarca hacia 1866, aprovechando el caos político en que estaba envuelta desde la caída de los federales. Después de librada la batalla de Pozo de Vargas, en abril de 1867, y por consejo de Antonino Taboada, Navarro fue puesto por el Poder Ejecutivo Nacional al mando del ejército provincial para enfrentar la campaña del último caudillo federal del interior, Felipe Varela, en las Provincias de Catamarca, Salta y Jujuy. Mitre, obsesionado con desconocer todo lo actuado por Derqui, le había negado a Navarro su grado de general, que éste le había dado; pero lo confirmó en el cargo militar.

Navarro salió a campaña con una división poderosa y persiguió de lejos a Varela. Lo dejó dominar los Valles Calchaquíes y lo persiguió desde allí hasta la ciudad de Salta, en la que entró dos horas después de la retirada de Varela. Luego lo siguió persiguiendo hasta Jujuy y la Quebrada de Humahuaca, hasta que el caudillo pasó a Bolivia. En la práctica no quiso enfrentar a su antiguo aliado.

En este caso, a diferencia de lo ocurrido con Peñaloza en La Rioja, predominaron las íntimas convicciones federales y personales del General Navarro, que se resolvieron expulsando a Felipe Varela del territorio nacional pero sin matarlo. Ambos eran compadres, y cabe recordar que el padre de Felipe Varela murió en la batalla del Río del Valle, cuidándole las espaldas al gobernador José Luis Cano, suegro del General Navarro.

En mayo de 1873 asumió por segunda vez el gobierno de la provincia de Catamarca. Esta vez su salud era muy mala y se vio obligado a pedir varias licencias. Por esa razón su mandato duró sólo 37 meses, los 14 restantes gobernaron sus reemplazantes que fueron José Luis Cano, el presbítero Jacome CardozoFidel CastroVicente Bascoy y Mardoqueo Molina.

A pesar de ello, Navarro introdujo la primera línea telegráfica en Catamarca, fundó una escuela secundaria para mujeres en 1874, mediante el establecimiento de la Congregación de Nuestra Señora del Huerto (a instancias del Vicario Segura), construyó el edificio de la legislatura y el de los tribunales. Para realizar esta última obra -donde actualmente siguen funcionando los tribunales de Catamarca- adquirió a la sucesión de Francisco Ramón Galíndez la casa sita en las calles República y Maipú.

Puede observarse en Catamarca que tanto la actual Casa de Gobierno (al lado de la Catedral Basílica) sobre la calle Sarmiento -construida en el primer gobierno del General Navarro-, el edificio de Tribunales, el propio domicilio particular del General Navarro sobre la calle San Martín frente a la plaza 25 de mayo (al lado de la casa de la familia Ocampo) como el casco de la estancia “el Suncho” en Aconquija -propiedad del General Navarro- tienen el mismo estilo arquitectónico: obras del arquitecto Luis Caravati.

Realizó la apertura de calles en las localidades de San Isidro y Valle Viejo, aledañas a la capital en el valle central de Catamarca. Construyó el edificio escolar en la calle San Martín 429 donde funciona actualmente el Consejo de Educación y la Biblioteca Provincial Julio Herrera.

El 23 de julio de 1874 creó el departamento La Paz. Fundó una escuela de mujeres en La Chacarita, y establece el telégrafo por ley del 23 de septiembre de 1872.

Delegó el mando por última vez en diciembre de 1875, pero nunca volvió a asumirlo. El 23 de abril de 1876 fue elegido para reemplazar al general Navarro Mardoqueo Molina, que recibió el cargo el 25 de mayo del mismo año.

Durante los años siguientes siguió ejerciendo cargos militares, encargado de reclutar las fuerzas militares de línea en su provincia. El Presidente General Julio Argentino Roca lo ascendió a Teniente General en 1882, siendo el primer militar argentino que gozó en su nombramiento del acuerdo del Senado de la Nación. Siguió siendo uno de los jefes más notables del Partido Autonomista Nacional en Catamarca, y en 1884 fue electo senador nacional durante el gobierno de su yerno Joaquín Acuña Molina.

El General Navarro no llegó a asumir, porque murió unos pocos días más tarde en su estancia El Suncho, en Aconquija. Un tiempo antes había muerto el otro líder federal de Catamarca, Mardoqueo Molina. Estos fallecimientos desencadenaron una nueva crisis interna en el seno del Partido Autonomista catamarqueño, complicado ya por la fuga de dirigentes al partido católico.

Con la muerte del General Octaviano Navarro y de Mardoqueo Molina se cerró una etapa del federalismo catamarqueño que convivió con Rosas, Urquiza, la organización constitucional, la tres presidencias fundadoras de Mitre, Sarmiento y Avellaneda y la consolidación de la Generación del 80, bajo la presidencia de Roca.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Octaviano_Navarro