SEMBRANDO CATAMARCA EN EL PONCHO

La Casa de Catamarca presentó una edición especial de las tertulias literarias "Sembrando Catamarca".

La Casa de Catamarca presentó una edición especial de las tertulias literarias “Sembrando Catamarca”.

El espectáculo rinde homenaje a los escritores más importantes de Catamarca en una muestra integral en la que la actríz Tania Marioni, en esta ocasión acompañada por Martina Zapico y Sabrina Ermacora, representa textos de cada uno de ellos. Juan Ignacio Molina, Luis Carlos Bazán, Germán Selva y Lulo Machado le pusieron música a los cuadros del Ballet Estable Folclórico, el que, dirigido por el maestro Carlos José Desanti, sumó la danza y el color a este encuentro con las artes catamarqueñas.

Para esta presentación se eligieron piezas de Luis Franco, Juan Oscar Ponferrada, Graciela Castillo de Alonso y Jorge Paolantonio. Después de la apertura a cargo del Ballet las actrices representaron “Los socios de la siembra” y con este primer relato cautivaron a un público que colmó el escenario del Pabellón de Turismo y acompañó el desarrollo del evento con mucho entusiasmo. Con destellos blancos en las pantallas se anunciaron “Las almitas” del libro Mitos y Leyendas de Graciela Castillo de Alonso. Un zamba los llevó a “Lluvia en San Fernando del Valle” del multi premiado escritor, re-editado en España e Italia, Jorge Paolantonio, quien presenció el evento. El bullicio y las palmas anunciaron “El Carnaval del Diablo” y un cierre a pura danza y música que el público acompañó con su canto. Los videos para cada relato estuvieron a cargo de Cristian Castro y la operación técnica de Fernando Uro. Como en cada entrega de “Sembrando Catamarca”, que se realiza los últimos jueves del mes en la Casa de Catamarca en la Capital Federal, las actrices repartieron semillas de algarrobo blanco y quebracho colorado cedidas por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Sin duda no fue una noche más, el agradecimiento del público se vió reflejado fundamentalmente en quienes se acercaron a manifestar que habían vuelto a los relatos de la infancia. Tania Marioni, quien en esta oportunidad fue también la directora de esta puesta, fue la encargada de agradecer a todos los que acompañan esta pasión por difundir y valorar nuestra cultura.